EEUU alcanza el techo de la deuda y toma medidas para evitar una crisis económica

En una carta reciente a los líderes del Congreso, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo que esas herramientas financieras especiales pueden extenderse hasta el 5 de junio y que el Congreso deberá actuar para evitar el incumplimiento.

El límite de la capacidad legal de endeudamiento de EEUU es de $38,381 billones. El límite de deuda, impuesto artificialmente, ha sido elevado unas 80 veces desde los años 60.

“Sin embargo, el uso de medidas extraordinarias le permite al gobierno cumplir con sus obligaciones solo por un tiempo limitado. Por lo tanto, es fundamental que el Congreso actúe de manera oportuna para aumentar o suspender el límite de la deuda”, escribió Yellen.

«El incumplimiento de las obligaciones del gobierno causaría un daño irreparable a la economía estadounidense, los medios de subsistencia de todos los estadounidenses y la estabilidad financiera mundial», dijo.

«De hecho, en el pasado, incluso las amenazas de que el gobierno de EEUU podría no cumplir con sus obligaciones han causado daños reales, incluida la única rebaja de calificación crediticia en la historia de nuestra nación en 2011», agregó Yellen.

QUÉ ES EL TECHO DE LA DEUDA FEDERAL

El límite de deuda es la cantidad total de dinero que el gobierno está autorizado a pedir prestado para cumplir con sus obligaciones legales existentes y poder pagar los beneficios del Seguro Social y Medicare, los salarios militares, los intereses sobre la deuda nacional, los reembolsos de impuestos y otros pagos.

Cada cierto tiempo, EEUU se asoma al impago de la deuda nacional porque, a diferencia de otros países, el gobierno estadounidense solo puede emitir deuda hasta el límite establecido por el Congreso, que tiene el poder de elevar ese techo según crea conveniente.

Por ello, Yellen solicitó este jueves en su misiva que el Congreso actúe de manera oportuna, recordándole que el periodo durante el cual puede extenderse el uso de medidas extraordinarias está sujeto a «considerable incertidumbre».

El 13 de enero, la representante del Tesoro ya había avanzado que las medidas extraordinarias previstas son redimir las inversiones existentes y suspender nuevas inversiones del fondo de jubilación y discapacidad del Servicio Civil y del Fondo Postal, y también suspender la reinversión del fondo de inversión en valores gubernamentales del plan de ahorro y retiro de empleados federales.

Este momento parece más tenso que otras ocasiones similares anteriores debido a las grandes diferencias entre Biden y el nuevo presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, quien encabeza un bloque republicano arisco.

Estas diferencias acrecientan el riesgo de que el gobierno podría incumplir sus obligaciones financieras por razones políticas, un problema que remecería los mercados financieros y, de no resolverse, hundiría a la primera economía mundial en una recesión totalmente evitable.

Fuente: MSN Latino