Biden anuncia el envío a Ucrania de 31 tanques Abrams y avisa a Putin: «El mundo está unido»

Estados Unidos también da un paso adelante: Joe Biden ha confirmado este miércoles el envío de 31 tanques Abrams para Ucrania, y la formación de las tropas de Kiev en un tercer país para su uso. De esta forma Washington ejecuta un giro en su política inicial y se suma a la decisión de Alemania con el envío de los Leopard. En rueda de prensa desde la Casa Blanca, Biden aseguró que «el mundo está unido» para preservar «la integridad territorial» de Ucrania y pese al aviso a Putin dice que no se trata de un aviso a Rusia: «Si las tropas rusas vuelven a Rusia esta guerra se acaba».

Biden, como Scholz, celebró la coordinación entre aliados y de hecho ha hablado este miércoles con el propio líder, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y los primeros ministros de Italia y Reino Unido, Giorgia Meloni y Rishi Sunak, todos ellos países del G7. El objetivo de la entrega de tanques ofensivos a Ucrania es el de «mejorar su capacidad de maniobra en campo abierto» y sus capacidades militares a largo plazo, sobre todo ante la posibilidad cada vez más realista de una ofensiva rusa en primavera.

Por otro lado, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró precisamente que el abastecimiento de modernos tanques a Ucrania anunciado por Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido puede «marcar una diferencia significativa» en la guerra contra Rusia. «Acojo con gran satisfacción el liderazgo del presidente estadounidense, Joe Biden, y el de Estados Unidos, en el suministro de tanques Abrams a Ucrania», escribió en sus redes sociales. El político noruego aseguró que «los aliados de la OTAN estamos unidos en nuestro apoyo a la autodefensa de Ucrania» y afirmó que, «junto con el Challenger del Reino Unido y el Leopard 2 de Alemania, esto puede marcar una diferencia significativa en la lucha contra Rusia».

Asimismo, el inquilino de la Casa Blanca dio las gracias al resto de aliados y socios de Ucrania por sus contribuciones militares, como al Reino Unido por la donación de tanques Challenger, a Fracia por enviar vehículos blindados AMX-10 RC, a Italia por mandar artillería o a Letonia por suministrar misiles Stinger, entre otros. «Juntos, con nuestros aliados y socios, hemos enviado más de 3.000 vehículos blindados, 8.000 sistemas de artillería, 2 millones de municiones de artillería y más de 50 sistemas avanzados de multilanzadera de cohetes», enumeró Biden, quien subrayó que también se ha dotado a Ucrania de baterías antiaéreas. 

La reacción que llegó desde Moscú ante los últimos movimientos occidentales fue muy crítica, y muy clara al mismo tiempo. «Es una operación destinada al fracaso», afirmaron desde el Kremlin, donde la noticia no sentó nada bien. «No hay duda de que si se toma la decisión de transferir M1 Abrams a Kiev, nuestros militares destruirán los tanques estadounidenses de la misma manera que se destruyen todas las demás muestras de equipos de la OTAN», sostuvo el embajador de Rusia en Estados Unidos, Anatoli Antonov, que se refirió a la decisión de Washington de enviar también carros de combate. Para Moscú las medidas tomadas por Occidente son «otra provocación flagrante».

Putin, por su parte, insiste en que la invasión de Ucrania tiene como objetivo «proteger a Rusia y a su pueblo de las amenazas contra su propio territorio histórico, que es adyacente al nuestro», algo que ha asegurado que «no se puede permitir».

Así, este miércoles ha dado las gracias «a los compatriotas que participan en la contienda por proteger a su pueblo», en referencia a unas tropas que han estado mermadas en muchos momentos de la invasión. «Creo que la gente entiende la necesidad de lo que Rusia está haciendo para apoyar a sus ciudadanos en esos territorios», ha dicho en referencia a las regiones de Donetsk y Lugansk. Eso sí, el presidente ruso destacó que la «población joven cambia mucho interiormente después de participar en las hostilidades». 

«Solo una persona que arriesga su vida puede entender esto. Esto es completamente obvio», ha aseverado. Putin, además, que «estas personas son necesarias tanto en los servicios especiales en el marco de la operación militar rusa como en el seno de los servicio de Inteligencia».

Fuente: 20minutos.es