RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Distribuidores de gas son víctimas de asaltos, extorsiones y secuestros casi a diario

Los distribuidores de cilindros de gas aseguran que la delincuencia los  “ha cogido de caja chica” y están cansados de aquello.

A diario el gremio reporta robos, secuestros y extorsiones que han puesto en jaque a esta actividad económica esencial.

Por ello, ayer decidieron paralizarse y hacer un plantón en las afueras de Duragas en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Los distribuidores de gas exigen seguridad a las autoridades.

Ellos prefieren mantener el anonimato, pues temen que los grupos delincuenciales tomen represalias contra sus negocios.

No ocultan su preocupación de que los locales y vehículos sean blanco de un atentado con explosivos.

“Tememos que vayan a echar bala o una bomba, nuestro producto es explosivo”, dijo uno de los distribuidores, quien prefirió el anonimato.

Uno de los choferes que labora acalificó de “críticos” los últimos meses de trabajo.

Hace unos meses lo secuestraron. Se llevaron el carro y más de 40 cilindros. Las bombonas no las recuperó y tuvo que pagar rescate por el carro.

De los 50 distribuidores que hay en Santo Domingo, al menos 10 han sido “vacunados” y la mitad han sido secuestrados.

Mientras que otro de ellos, a quien le robaron el camión, aún no logra recuperarlo.

Existe el caso de un distribuidor que tuvo que salir del país para salvar su vida tras recibir amenazas.

Los vecinos lo salvaron de ser raptado

Uno de los últimos casos se registró el viernes 4 de agosto del 2023 en la cooperativa Juan Montalvo, de Santo Domingo.

Ese día el conductor de un camión con gas se salvó de ser raptado.

Los delincuentes, bajo amenazas, lo obligaron a bajarse del vehículo y detonaron armas de fuego.

La comunidad frustró que sea llevado en calidad de secuestrado por cuatro antisociales que se movilizaban en dos carros.

Sin embargo, uno de sus colegas no corrió con la misma suerte, hace un mes, y perdió al menos 10 mil dólares en mercadería.

Anteriormente ellos optaban por no circular por sectores  considerados peligrosos, pero actualmente eso no es garantía.

Sostienen que los delincuentes han perdido la vergüenza y atacan en donde menos se lo esperan.

Cada bombona de gas cuesta 45 dólares. Ellos piden acompañamiento policial o presencia de los militares. (EL DIARIO)