RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Una mujer en Texas resulta herida luego de que un halcón dejara caer una serpiente sobre ella

Una mujer de Texas fue atacada por un halcón y una serpiente al mismo tiempo después de que el ave, que se alimenta de serpientes, arrojara accidentalmente el reptil sobre ella.

Peggy Jones, de 64 años, estaba cortando el césped el mes pasado cuando un halcón que sobrevolaba el lugar, arrojó una serpiente sobre ella antes de abalanzarse sobre la mujer para tratar de recuperar su comida.

Al caer, la serpiente se enrolló en el brazo de Jones y comenzó a golpear su rostro mientras el pájaro, que ya se había lanzado sobre la mujer, hundía profundamente sus garras en su cuerpo.

Como aterradora prueba de la experiencia le quedaron cortes y moretones en el brazo y la cara.

El extraño incidente tuvo lugar el 25 de julio en la ciudad de Silsbee, Texas, cerca de la frontera con Luisiana.

Cuenta la mujer que la serpiente le cayó repentinamente del cielo, aterrizó sobre ella y, antes de que pudiera quitársela de encima, ya había comenzado el ataque del halcón.

“Mientras intentaba halarme del brazo y apartar a la serpiente, esta se enredó alrededor de mi brazo”, dijo a CBS News, el socio estadounidense de la BBC.

“La serpiente golpeó mi cara, golpeó mis lentes un par de veces. Mientras yo halaba y halaba para quitármela de encima, ella seguía golpeando y golpeando.

Jones, en el centro, muestra un campo extenso y plano, sin árboles.
Pie de foto,Jones muestra el lugar donde fue atacada, a la vez, por la serpiente y el halcón.

Jones se dio cuenta de que, seguramente, la serpiente había caído del pico de un pájaro que sobrevolaba la zona, porque no estaba en un lugar con árboles cuando esto le pasó.

Su suposición se confirmó rápidamente cuando el halcón se abalanzó y se unió al tumulto.

“El halcón apareció tan rápido como apareció la serpiente”, explicó Jones.

Ahí, el ave luchó por sacar a la serpiente del brazo Jones hiriéndola con sus garras varias veces mientras intentaba arrebatarle la comida.

“Agarró la serpiente de mi brazo y tiró de ella como si fuera a llevársela. Cuando lo logra, además de llevarse la serpiente con él, se lleva mi brazo y lo eleva”.

La escena terminó bien, con la serpiente fuera del brazo de Jones mientras, estupefacto, su esposo acudió a socorrerla para llevarla al hospital.

“Tenía heridas punzantes, cortes, abrasiones, rasguños y hematomas severos”, enumeró, y a esto le añadió que, tras el ataque, sus lentes quedaron rotos.

La mujer de 64 años describió el ataque como severamente traumático, dijo que en ese momento pensaba que iba a morir y que ha tenido problemas para dormir desde que sucedió.

Contó a la CBS que al vivir en la zona rural de Texas, no es ajena a los encuentros con la vida silvestre.

“De hecho, he visto muchas veces a los halcones atrapar serpientes. Es lo que hacen, así matan a sus presas”.

Pero ahora, dice, es algo que siempre tendrá presente.

Fuente: BBC News Mundo