RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Riesgos trazó plan basado en el peor escenario

GUAYAQUIL.- Julio Celorio, subsecretario de Preparación y Respuesta de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR), conversó con este Diario sobre las acciones que ejecuta esa entidad estatal en coordinación con otros entes estatales y locales para enfrentar los efectos del fenómeno de El Niño.

“Se realizó la declaratoria de alerta amarilla para 17 provincias que son las que se esperaría que puedan tener las afectaciones por el fenómeno de El Niño”, expresó el funcionario.

Detalló que de estas 17 provincias, tanto por la mayor población que existe en zonas asentadas consideradas como áreas de riesgo, las provincias o los territorios en los que mayor afectación se esperaría que tengan, “tendríamos como referencia Manabí, Guayas, Los Ríos y Esmeraldas”.

Apuntó que los territorios situados en el perfil costero son los más expuestos al riesgo.

“Hemos identificado al menos tres eventos principales de mayor impacto. Estos son las inundaciones, como consecuencia de desbordamiento de ríos, canales, quebradas, pero también las inundaciones por insuficiencia de los sistemas hidráulicos en las ciudades, considerando que el fenómeno de El Niño, una de las características es que existe un incremento importante en la cantidad de lluvia que se registra, y como consecuencia de esto, en ciudades, en las partes urbanas, se ven también inundaciones porque el sistema de alcantarillado no evacúa rápidamente el agua que se acumula. Y en otros sectores también se esperan inundaciones por la falta de cobertura de servicio básico, principalmente el tema de alcantarillado pluvial”.

Otro de los eventos importantes es lo relacionado con los deslizamientos, los movimientos en masa. Tuvimos este año en la temporada invernal alguna alerta en ciertas zonas del país con deslizamientos que empezaron a dar señales de activación. (…) Ese puede ser uno de los eventos que tengan también incidencia en el territorio nacional, principalmente en aquellas provincias que tienen territorios con una geografía un poco más accidentada. Y finalmente, también la llegada del fenómeno de El Niño trae como otro de los posibles efectos el incremento de la erosión costera, como consecuencia del incremento del nivel del mar, los aguajes y oleajes, como consecuencia de esto”.

“Se ha venido trabajando con las municipalidades en establecer sus planes de respuesta, sus planes de contingencia en función de los escenarios que se han ido identificando”, expresa el funcionario.

“El municipio, en función de su población, de los efectos que se podrían esperar, trabaja en la elaboración de los planes con el acompañamiento de la Secretaría de Gestión de Riesgos”, enfatiza.

“Se ha preparado un plan de acción ante los efectos del fenómeno, que contempla básicamente tomar medidas para dar apoyo a la respuesta que las municipalidades pueden dar en el territorio”, añadió.

“A la fecha tenemos 952 alojamientos o infraestructuras que han sido identificadas para que puedan ser activadas como alojamientos temporales. Hay ciertos municipios que, por la importancia y preocupación que le han puesto al tema, se encuentran también priorizando recursos para la adquisición de bienes de asistencia humanitaria. Por el lado de la Secretaría de Gestión de Riesgo, venimos trabajando en los procesos de reabastecimiento de nuestras bodegas en varios componentes de asistencia humanitaria, como kits de alimentos, aseo, limpieza familiar, de dormir…”, menciona.

“Nos estamos preparando ante el peor de los escenarios con la finalidad de que, si no se llega a concretar, tengamos unas mayores condiciones de organización y respuesta para la población”, explicó. (DIARIO CORREO)