RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Instrucción fiscal por caso Villavicencio llegó a su cierre

QUITO.- Obtener elementos de convicción que apuntalen la teoría de la Fiscalía en lo que tiene que ver con las circunstancias de cómo se planificó y ejecutó el asesinato del candidato a la presidencia de la República, Fernando Villavicencio, es para lo que han servido estos 30 días extras de instrucción fiscal. Un total de 60 días ha durado esta etapa procesal abierta el 10 de agosto pasado y en la que se estaba investigando a trece personas.

El viernes 6 de octubre fueron asesinados seis reos. La Fiscalía informó que existía una orden para que estos sean trasladados a otro centro penitenciario por seguridad pero el Servicio de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) no la cumplió. Algo que también se están investigando.

Christian Zurita, amigo de Villavicencio y quien lo reemplazó en la papeleta presidencial luego de su asesinato, piensa que la investigación tiene grandes resultados desde el punto de vista material, por lo que cree que en la audiencia preparatoria de juicio se conocería a detalle las circunstancias y la forma en que se planificó el asesinato de su colega periodista. Lo que él ve complicado y lo califica de un “gran reto” para la Fiscalía es el descubrir a los autores intelectuales.

Mediante la explotación de los datos contenidos en los más de 25 teléfonos celulares incautados y otras pericias a videos, llamadas y seguimientos se ha ido construyendo el mapa de relaciones delictivas que existieron entre los procesados previo al crimen.

Por ejemplo, se conoció que del teléfono de Carlos A., ecuatoriano relacionado con el grupo delictivo Los Lobos, habría salido la orden para que Castillo ejecute el asesinato; o que Laura C., con conexiones con Los Lobos para la comercialización de droga, mantenía como parte de su escolta una de las motos que fue abandonada cerca del lugar del crimen y además fue detenida meses atrás junto al sicario que acertó tres disparos en la humanidad de Villavicencio, entre ellos uno que impactó en su cabeza generando una muerte casi inmediata.

Estas trece personas conformarían los cuatro niveles o jerarquías identificados por Zurita solo para el complot material. Para él, estos niveles existentes generaría un enorme espacio, un divorcio entre lo que significa quiénes lo hicieron y quiénes ordenaron. El periodista refiere que en este acto criminal seguramente participaron más de 30 personas.

“Para movilizar a más de 30 personas en un gran complot se necesita tener mucho dinero, pero sobre todo mucho poder político. Hay poder político en el asesinato de Fernando Villavicencio”, indicó Zurita, al tiempo de decir que podrían existir algunos nombres que pueden vincularse a última hora en esta investigación o ser parte de otra indagación que debería abrirse para identificar a los autores intelectuales.

En esta segunda parte de la instrucción fiscal, luego de la vinculación de las siete personas, la Fiscalía ha seguido con la toma de versiones, ampliaciones de versiones de quienes integraban la cápsula de seguridad, familiares, cercanos e incluso, el 28 de septiembre pasado, rindieron por primera vez una versión varios de los procesados que se encontraban cumpliendo su orden de prisión preventiva en la Penitenciaría del Litoral, en Guayaquil, y que luego fueron asesinados. (DIARIO CORREO)