RADIO COLOSAL

1040 AM HD

CONFIANZA

Que una campaña sin estridencias, inteligente y joven, sumada al carisma personal del candidato y al sentimiento de rechazo hacia Correa y su podredumbre de parte de los votantes con mayor edad y madurez política, hacen que las predicciones de preferencia del 56/100 de votos para Daniel Noboa tengan una lógica indiscutible.

El electorado ya dio muestras de seriedad en anteriores elecciones prefiriendo dar su voto por el candidato opositor al correismo.

No es la desconfianza hacia los votantes lo que nos preocupa.

El problema está en el fraude informático que puede producirse, auspiciado por Atamaint y los vocales del CNE, que poco a poco han adaptado su conducta para complacer al correismo y a Correa, como parte de la conspiración que mantienen en marcha.

Diana Atamaint no tendrá dónde esconderse si el CNE da muestras del menor desvío.

Los ecuatorianos hemos llegado al borde de nuestra paciencia, porque ha habido tantos eventos anormales, tanta irregularidad, tanto atentado criminal, de crimen netamente político, que han logrado exacerbar el ambiente a tal grado, que será imposible detener su violencia y su ira.

No ha sido fácil para el país, afrontar la herencia nefasta del correismo; la denuncia de su latrocinio y mala fe en el manejo del Estado; la incapacidad de los gobiernos subsiguientes para establecer gobiernos de transición que corrijan las graves brechas económicas e institucionales; la brutal arremetida conspirativa, contra el sistema democrático con que Correa y sus asambleístas, los indígenas, las pandillas delincuenciales, lograron crear un ambiente de caos y finalmente obligar al régimen a dimitir.

Sabemos que Correa no tiene reparos en la criminalidad de sus actos, ante los fines nefastos que persigue y después de haber protagonizado tanto desafuero, se empeñe en quedar impune valiéndose de todo lo que encuentra a su alcance.

Ahora somos testigos de la barbarie cometida contra un patriota que denunció su bellaquería, ordenando su asesinato.

Por: ESTUARDO MELO MORENO