RADIO COLOSAL

1040 AM HD

VOTO DE CONFIANZA…

Ha sido penoso, vergonzoso, lamentable e infructuoso, haber depositado nuestra confianza en Guillermo LASSO cuando por dos ocasiones le ofrecimos nuestro respaldo en las urnas, llevados por el único deseo de exterminar con la nociva presencia y las secuelas nefastas que Rafael Correa y su tropel de maleantes, que mantiene su influencia precisamente por la incoherencia y poca asertividad en los gobiernos que lo sucedieron.

Era preciso establecer con cifras, la situación de crisis que debió afrontar y tener conciencia que la iliquidez económica iba a impedir a este o a cualquier gobierno, corregir las brechas y sacar adelante al País.

Tan o más lamentable que su fracaso como gobierno, es su imagen de inutilidad y abandono del país, al que deja sumido en situación precaria y listo para el embate del enemigo.

No le fue fácil al Señor LASSO, conjurar la andanada brutal de seis años de atentados contra la democracia y actos permanentes de descrédito y crítica irracional que fue minando la relativa validez de su gobierno, hasta llegar al punto de no retorno, cuando ARRINCONADO por la confabulación armada en la Asamblea, se vio obligado a decretar la muerte cruzada.

Un Presidente, un gobierno, una agrupación política que no tuvieron la entereza de defenderse ni salir por sus fueros, menos aún utilizar el poder político que les otorga la Constitución para corregir los desvíos y gobernar como deben.

Para colmo del descrédito, lo que resultó impensable fue que al no salir a defender su honor, el Presidente aceptó implícitamente ser parte de una trama oscura y vergonzosa que lo enlaza con su cuñado y con delincuentes de la peor calaña en negocios turbios dentro de su gobierno.

Para completar el nefasto panorama, la responsabilidad de su gobierno ante el asesinato de Fernando Villavicencio, que no tuvo el más mínimo gesto de protección real y más bien hubo manifiesta negligencia para su ejecución; la absoluta ausencia y desinterés de los organismos del Estado para develar el complot y evitar el atentado; las masacres carcelarias y el asesinato de los sicarios en sus propias narices, son muestra dolorosa de la negligencia dolosa y criminal en el cumplimiento de funciones como gobierno y gobernante.

Un desinterés absurdo en el manejo de sus responsabilidades, que han profundizado el caos del País.

A pesar de todo esto, dice sentirse tranquilo por el desempeño como presidente y como equipo. La verdad es que fallaron y todos se preguntan: Cumplen los gobernantes con el juramento que les obliga a acatar la Constitución? Por qué tenemos que demandar por su incumplimiento después de cada periodo!

Por: ESTUARDO MELO MORENO