RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Segunda vuelta Ecuador 2023 | Una consulta popular o una asamblea constituyente, entre las propuestas de los candidatos, ¿son factibles?

Faltan horas para que finalice la campaña electoral que pondrá al nuevo presidente o presidenta de Ecuador que gobernará el país desde diciembre de 2023, durante un año y medio.

El domingo 15 de octubre, cuando los ecuatorianos regresan a las urnas para escoger entre las propuestas de Luisa González o Daniel Noboa deberán buscar la mejor opción en medio de una inédita crisis de inseguridad, complicaciones económicas, desempleo entre otros problemas sociales que no se han resuelto en los últimos dos años.

Pero, ¿qué plantean los candidatos en sus propuestas, y alcanza el tiempo para cumplirlo?

Porque en medio de esto, también han hablado de la posibilidad de convocar a una consulta popular o llamar a una asamblea constituyente con intención de redactar una nueva Constitución.

La candidata Luisa González, de Revolución Ciudadana (RC), durante entrevistas previo a la primera vuelta mencionó la posibilidad que si llega al poder “hay la altísima posibilidad de que llamemos a una asamblea constituyente (…) No está decidido, pero sí lo estamos analizando (…) para reorganizar el Estado”, expresó.

De su parte, Daniel Noboa, de la alianza Acción Democrática Nacional (ADN), ha propuesto, y reafirmado durante el debate del pasado 1 de octubre, que lo suyo será llevar a cabo una consulta popular que sería convocada en los primeros 90 días de su Gobierno, y en el que se plantearían preguntas sobre seguridad y justicia. Pero asimismo, incluye temas de institucionalidad, economía, laboral y salud. La propuesta consta en su plan de gobierno presentado en el Consejo Nacional Electoral (CNE) como parte de los requisitos para inscribir la candidatura.

Para el constitucionalista André Benavides, al menos, en términos temporales la consulta popular se puede cumplir, pero en términos prácticos cree que sería inoficiosa, “eventualmente en un año deberían resolver los problemas urgentes o importantes que pasan en el país en lugar de llevar propuestas que podrían tener como resultado la negativa ciudadana”, expresa.

Añade que sin duda, en caso de la asamblea constituyente hay varias cosas que se pueden mejorar en el texto constitucional, pero la discusión es si el tema es prioridad para el país. Esto lo dice en el contexto de la inseguridad que se vive y que parece ser lo urgente para la sociedad. Y lo otro es un fenómeno de El Niño a puertas de empezar.

Por eso cree que los principales problemas o retos que va a tener el próximo gobierno es la condición de gobernabilidad con el Legislativo, “creo que más sencillo podría resultar llegar algún tipo de acuerdo con los bloques legislativos, consolidando la mayoría parlamentaria y poner algunos puntos de consenso”.

Benavides regresa en el tiempo y explica que hace un año fue uno de los críticos de la consulta popular planteada por Guillermo Lasso y en la que se incluyeron temas relacionados a combatir la crisis de violencia.

Quote

“No solucionaban los problemas del país y tal vez había ahí alguna pregunta interesante, pero con eso no se para la olla de una casa, no te genera seguridad”.

Pero, André Benavides afirma que las preguntas no estaban mal planteadas, de hecho, reconoce que pasaron el filtro de la Corte Constitucional, pero enfatiza en que las consultas populares han servido como un termómetro del proponente, “y si tú tienes unos números bajos, es claro que el resultado de una consulta popular que tú propones va a tener resultados de rechazo, pero a ese Presidente de la República”. Y cierra el tema diciendo que Noboa podría incluso plantear las mismas preguntas de Lasso, pero si tiene apoyo popular, esas mismas preguntas podrían obtener otro resultado.

De lado de la propuesta de asamblea constituyente, Benavides cree que la intencionalidad justamente está primero en dejar sin piso todos los juicios que se han planteado en contra del expresidente Correa y otros funcionarios públicos, “ese creo que es el objetivo principal, lo segundo que ya se ha dicho es cambiar lo que tiene que ver con la reelección indefinida y lo otro es que hay que ver que régimen de transición se establece porque aquí lo que se ha pretendido es querer cambiar todas las autoridades de control.

En ese contexto, para ambos candidatos durante el gobierno de transición, el tiempo será muy corto para cualquiera de los planteamientos, sobre todo el de la constituyente que se debe convocar mediante una consulta popular. Si en ese caso la respuesta es positiva, se llamará nuevamente a eleciones para escoger a los asambleístas que redacten la nueva Constitución.

Pero hay mas. El nuevo texto que remplace a la actual Constitución deberá ser aprobado otra vez en las urnas para que pueda entrar en vigencia, tiempos que seguramente no alcanzaran, sobre todo porque en entre enero y febrero del 2025, los ecuatorianos ya deberán presentarse a elegir al nuevo Primer Mandatario que gobierne por cuatro años. (ECUAVISA)