RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Alfredo Espinosa, analista político: ‘Uno de los retos de Daniel Noboa, será buscar la unidad en la diversidad’

“Yo creo que tiene algunos desafíos que tiene que enfrentar el presidente electo Daniel Noboa, el primero de ellos es no ser un Guillermo Lasso 2.0”, indicó Alfredo Espinosa, analista político y columnista de la Revista Plan V, sobre el reciente triunfo del gobernante más joven elegido en la región.

Espinosa indica que el principal desafío es no tener los mismos errores de Lasso, para eso debe rodearse de un equipo de expertos en el ámbito público y privado y sobre todo que sean jóvenes, puesto que esta fue su la clave tanto en la primera como en segunda vuelta para llegar a Carondelet.

“Eso implica no reciclar los funcionarios del actual gobierno ni de administraciones anteriores, yo creo qué hubo tiene que ser un proceso de depuración, para que pueda tener gente de su confianza, pero sobre todo a personas altamente capacitadas, no como el gobierno de Lasso que fue un fracaso”, expresó.

Que eso se lo puede traducir en la falla para controlar el tema de seguridad.

El segundo desafío es cumplir su plan de gobierno, los ofrecimientos de campaña con los jóvenes, por eso la conformación de gabinete debe tener una composición mixta, es decir experiencia política con ciudadanos con trayectoria y conocimiento de la administración pública que no hayan sido involucrados en casos de corrupción y jóvenes que tengan el ímpetu de formar un equipo.

“Esto le va ayudar al presidente a refrescar varias aristas, los ministerios, secretarías, subsecretarías para dinamizar el trabajo porque con el ingreso de Noboa se puede abrir o también cerrar una puerta para que los jóvenes tengan mayor interés y presencia tangible en la política o puede terminar quemando esta figura de los jóvenes”, expresó.

Que por cada tiempo los ecuatorianos tienen un ‘arquetipo’ es decir antes la necesidad de ver mujeres en política, antes era ver candidatos de mediana edad y ahora ver a jóvenes.

Considera que al ser el presidente electo mas joven en Latinoamérica da un aspecto positivo de cambio generacional en la política convencional, ‘al menos en las formas, en el fondo o práctica’, es otra cuestión.

Pero por la misma razón ese va a ser otro de sus retos demostrar que a pesar de su edad y si bien tiene experiencia en el cargo privado, no es igual al público, sobre todo si sus aspiraciones son una reelección, lo que significa que no sólo estará trabajando estos 18 meses por un gobierno si no también campaña.

Ahora de acuerdo a la distribución de los curules, donde Revolución Ciudadana continúa siendo una la mayor minoría dentro de la Asamblea con 52 legisladores, seguido de Construye con 29, Partido Social Cristiano con 18, ADN con 14, Actuemos con 8, Pachakutik con 5, Claro que se Puede con 3 y 8 asambleístas de movimientos independientes, sobre si tendrá la ‘luz verde’ para llevar a cabo su plan de gobierno, manifestó que eso depende de los diálogos que mantenga con los representantes de los grupos dentro de la Asamblea, mas no con los líderes de los partidos políticos como Rafael Correa o Jaime Nebot, tomando en cuenta que el alcal de Guayaquil es Aquiles Álvarez sugirió eso.

Es ahí donde entra otro desafío, el crear la agenda nacional donde se tome en cuenta realmente las necesidades o prioridades de la ciudadanía, en este caso seguridad, economía, salud.

Sobre si el triunfo de Noboa marcó el fin del ‘Correísmo’ considera que no, pero que si deja a entender cuál es el techo de simpatizantes que tiene, por lo cual hizo una comparativa de que Noboa ganó con el similar porcentaje que lo hizo presidente a Lasso, es entonces ahí donde debe trabajar.

Y además que ayuda a demarcar geográficamente la tendencia del correísmo y el anticorreísmo.

“Revolución Ciudadana tiene más de 50 asambleístas lo cual los convierte en la primera minoría parlamentaria, ellos estarán donde pueden ganar es decir intentará gobernar desde la Asamblea Nacional y no es de ahora, es desde 2021, señaló.

En cuanto a la consulta popular para él, quedan muchas dudas, que aún quedan en el aire, pues toma en cuenta el espacio limitado que existe en este gobierno.

La comunicación piensa que será la clave en su gobierno para poder dar a conocer a la ciudadanía sobre el trabajo que está realizando.

En cuanto a la renuncia de Marcela Aguiñaga como presidenta de RC, considera que alguien debe asumir la culpa de la derrota puesto que su máximo líder no lo hizo y por ende se rompe en la parte más floja de la cuerda, además demuestra con fracaso la gestión entre los alcaldes y prefectos de este partido, en el caso de Pichincha y Quito, donde el triunfo fue de ADN.

“Ellos fueron impulsados a hacer campaña por RC y quizás en lugar de hacer su trabajo en lo local destinaron su contingente humano y posiblemente los recursos locales para impulsar la candidata de una de las opciones y eso de alguna manera cansó a los ciudadanos”, explicó.

Para finalizar piensa que una mala gestión de Noboa “terminará quemando la oportunidad histórica que tengan los jóvenes para involucrarse en política”. (MARIA JOSE ALBA – DIARIO CORREO)