RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Dos hombres fueron asesinados mientras se tomaban unas cervezas

El barrio Nuevo Pilo, en el sur de Machala, volvió a ser el escenario de una nueva matanza, pues la noche de este domingo fueron asesinados Francisco Xavier Loayza Elizalde y Cristhian Javier Coronel Elizalde.

Moradores manifestaron que eran aproximadamente las 20:45 cuando un grupo de amigos consumían bebidas alcohólicas en un callejón.

De pronto, abordo de una motocicleta llegaron los asesinos, que estaban armados con fusiles.

Los delincuentes dispararon en contra del grupo y los proyectiles alcanzaron a cuatro ciudadanos. Loayza y Coronel tuvieron una muerte instantánea y sus cuerpos quedaron en en lugar donde ocurrió la balacera.

Moradores, que aseguraron que se escucharon más de 30 detonaciones, salieron de sus casas una vez que se percataron que los atacantes se dieron a la fuga y observaron que, además de los muertos, había dos heridos.

A los afectados los cargaron para trasladarlos hasta una clínica privada. Uno estaba grave porque fue impactado por los proyectiles en el abdomen y tenía los intestinos expuestos, mientras que el otro, que sería discapacitado, terminó con uno de sus brazos fracturados.

Llanto y gritos era lo que protagonizaron los familiares, que se abalanzaron sobre los cuerpos, esto a pesar que los agentes de la Policía Nacional lo intentaban impedir.

Los agentes de Criminalística recogieron los pocos indicios balísticos que quedaron, pues la ciudadanía se llevó algunos y luego los cuerpos fueron trasladados hasta el Centro Forense.

EN EL MISMO SECTOR

A menos de una cuadra de donde se dio el ataque, el pasado 19 de agosto fueron asesinados Marcos Antonio Castillo Jaramillo y Jorge Israel Andrade Chila.

El hecho violento se registró pasadas las 12:45 y según testigos, Klever L. lavaba un vehículo fuera de la casa de su cuñada y se le acercó Castillo a pedirle que le realice una carrera.

En ese momento llegaron cuatro sujetos a bordo de un vehículo blanco con armas cortas y largas y dispararon en reiteradas ocasiones en contra de Castillo a quien se presume iba dirigido el ataque, quedando tendido en el piso encharcado en su propia sangre. Producto de las heridas la víctima murió en el lugar del ataque.

Los proyectiles también alcanzaron a Klever L. y Jorge Andrade, quienes fueron víctimas colaterales del ataque y los trasladaron a una casa de salud. Los médicos confirmaron la muerte de Andrade.

El día del crimen, el subteniente Jean Paucar, jefe Policía del distrito Nuevo Pilo, expresó que, según testigos, el objetivo principal de los agresores era Castillo Jaramillo, pero los disparos también hirieron de gravedad a sus dos acompañantes, quienes fueron víctimas colaterales. (DIARIO CORREO)