RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Internamiento institucional para adolescente por tentativa de femicidio

Quito (Pichincha), 14 de noviembre de 2023.- Estuvo en coma cuatro días e internada en un hospital por más de un mes, recuperándose de las heridas ocasionadas por su conviviente. El adolescente de 17 años –en estado de ebriedad– la golpeó salvajemente en el rostro y la apuñaló dos veces en la cabeza.

La Fiscalía de Justicia Juvenil lo procesó por femicidio –en grado de tentativa– ante la Jueza especializada en Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal Juvenil, que lo sentenció a dos años y siete meses de internamiento institucional, como autor.

Cuando los adolescentes entran en conflicto con la ley penal, se los juzga bajo el Código Orgánico de la Niñez y Adolescencia (CONA), en el que se determina internamiento institucional de hasta ocho años, según la gravedad del delito y de la pena en el régimen de adultos.

En la audiencia de juzgamiento, la Fiscal del caso presentó como pruebas: la reproducción del testimonio anticipado de la víctima –también adolescente– así como las copias certificadas de su historia clínica.

Además, los testimonios de peritos y policías que levantaron información en la inspección ocular técnica y reconstrucción de los hechos; e incluyó el relato de la madre de la víctima, quien denunció el delito ante Fiscalía: manifestó que el 8 de junio de 2023 recibió una llamada telefónica de su yerno, quien le dijo que su hija estaba tendida en el piso de la casa. Cuando llegó, la vio ensangrentada y en una ambulancia.

Agregó en el relato que el adolescente arrojó piedras al vehículo y a ella, después golpeó al padre de la víctima, mientras intentaba sacar un cuchillo. Cuando se fueron al hospital, el agresor regresó al domicilio a continuar libando.

Alertada por los galenos del hospital, la Policía llegó al lugar para aprehender al adolescente –que ya había escapado de la escena–  y retirar a la hija de la pareja para entregarla a la abuela materna.

No era la primera vez que el joven agredía a su pareja. En ocasiones anteriores la había atacado con un machete y provocado lesiones graves en el rostro. Malherida, la adolescente se refugiaba en casa de sus padres y no denunciaban –ni ella ni su familia–  por miedo.

Actualmente, la víctima se recupera de las lesiones, a través de los servicios públicos de psiquiatría, mientras que el adolescente –según ordena la sentencia condenatoria– tendrá que ofrecer disculpas públicas a la mujer que agredió y entregar una reparación económica de 1.000 dólares, prorrateados a doce meses.

Por las medidas de protección otorgadas por la Jueza para la adolescente, el agresor no podrá acercarse a ella ni enviar a terceros. (FGE)