RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Javier Milei reduce de 18 a nueve los Ministerios en Argentina

El presidente de Argentina, Javier Milei, convocó este lunes 11 de diciembre por primera vez a los ministros de su gabinete a una reunión en la Casa Rosada (sede del Ejecutivo) para comenzar el trabajo del nuevo Gobierno.

La de este lunes es la primera reunión del gabinete después de las respectivas juras en los cargos y antes de que cada ministro se encargue de los asuntos de su cartera.

Milei cumplió su promesa electoral de reducir los ministerios, en la línea de achicar el gasto público, y dejó los 18 existentes en solo 9, según el DNU (decreto de necesidad y urgencia) firmado este domingo.

Los ministros que integran su gabinete son Luis Caputo (Economía), Guillermo Ferraro (Infraestructura), Mariano Cúneo Libarona (Justicia), Sandra Pettovello (Capital Humano), Patricia Bullrich (Seguridad), Luis Petri (Defensa), Diana Mondino (Cancillería), Guilllermo Francos (Interior) y Mario Russo (Salud).

Los ministerios eliminados son: Ambiente, Turismo, Transporte, Educación, Cultura, Trabajo, Obras Públicas, Desarrollo Social y Mujeres

Sin duda, la cartera más sensible será la de Economía. Para este martes, según anunció el portavoz presidencial, Manuel Adorni, Caputo anunciará las primeras medidas económicas del Ejecutivo de Milei.

El jefe de gabinete es Nicolás Posse, hombre muy cercano a Milei, a quien conoció cuando ambos trabajaban en la empresa privada Corporación América.

Conformación de su gabinete

Además, Milei nombró a su hermana y principal asesora, Karina Milei, a la que apoda ‘El Jefe’, como secretaria general de la Presidencia.

Para ello, debió derogar un decreto emitido en 2018 por el entonces presidente de Argentina, Mauricio Macri (2015-2019), que prohibía el nepotismo.

En la conformación de su gabinete, Milei ha tendido puentes a otras fuerzas políticas para encontrar aliados de su coalición, la ultraderechista La Libertad Avanza, que cuenta con muy pocos diputados y senadores.

Así es que libertarios, peronistas, seguidores del expresidente Mauricio Macri (2015-2019) y de la Unión Cívica Radical (UCR) tienen sitio en el nuevo gabinete, incluyendo la fórmula presidencial de la coalición Juntos por el Cambio (centroderecha) en las últimas elecciones, la excandidata presidencial Patricia Bullrich y el exaspirante a la Vicepresidencia Luis Petri. (ECUAVISA)

“No hay alternativa al ajuste”: 5 frases del primer y duro discurso de Javier Milei como presidente argentino

Con la banda presidencial albiceleste recién cruzada sobre el torso, Javier Milei pronunció su primer discurso como jefe de Estado argentino este domingo para anunciar ajustes dolorosos y prometer “luz al final del camino”.

El mensaje del libertario contrastó con sus antecesores en los últimos 40 años de democracia argentina hasta en los símbolos: en vez de dirigirse a la Asamblea Legislativa, habló a sus seguidores desde las escalinatas del Congreso.

Fue otra forma en que el economista de 53 años, electo el mes pasado con un discurso antisistema, marcó distancia de una clase política a la que suele definir como “casta”, aunque como flamante presidente evitó usar ese término o acusar a sus antecesores de corrupción.

Tampoco anunció medidas concretas, pero en su mensaje de casi media hora Milei advirtió a sus opositores que tendrá firmeza para impulsar reformas que a su juicio abrirán un “nuevo contrato social” en el país.

A continuación, cinco frases destacadas del primer discurso de Milei como presidente, que también fue presenciado desde el lugar por jefes de Estado y representantes de otros países, aunque hubo ausencias notorias como la de su homólogo brasileño Luiz Inácio Lula da Silva:

1. “No hay alternativa al ajuste y no hay alternativa al shock”

Milei dejó en claro que evitará medidas graduales para aplicar un ajuste fiscal de cinco puntos del Producto Bruto Interno (PBI) en el sector público, “que a diferencia del pasado caerá casi totalmente sobre el Estado y no sobre el sector privado”.

“No hay alternativa posible al ajuste, tampoco hay lugar a la discusión entre shock y gradualismo”, dijo y argumentó que todos los programas que se inclinaron por la última opción en el país “terminaron mal”.

“Para hacer gradualismo es necesario que haya financiamiento y lamentablemente, tengo que decírselos de nuevo, no hay plata”, señaló.

Su definición de que el ajuste recaerá sobre todo en el Estado marca un matiz con lo dicho por él mismo a lo largo de la campaña, cuando prometía que los cambios los pagaría la “casta” política en particular.

2. “Sabemos que en el corto plazo la situación empeorará, pero luego veremos los frutos”

Milei también anticipó sin ambages que “las duras decisiones” que prevé tomar en las próximas semanas tendrán un costo importante, pero las presentó como inevitables.

En particular, dijo que su ajuste fiscal “impactará de modo negativo sobre el nivel de actividad, el empleo, los salarios reales, la cantidad de pobres e indigentes”.

“Habrá estanflación”, anticipó en referencia a una situación especial de la economía en que se producen a la vez estancamiento e inflación.

Sin embargo, afirmó que eso “no es algo muy distinto a lo que ha pasado en los últimos 12 años” en Argentina, donde “el PBI per cápita ha caído 15%”.

En otro momento de su discurso citó una frase de Julio Argentino Roca, quien gobernó el país entre fines del siglo XIX y comienzos del XX, en la que habló de “supremos esfuerzos y dolorosos sacrificios”.

Si bien evitó los detalles, se espera que las reformas que Milei impulsará, ya sea a través de un decreto de urgencia o una “ley ómnibus” con diversas medidas, incluyan recortes del Estado, desregulación económica, cambios impositivos y privatizaciones.

“Este es el último mal trago para comenzar la reconstrucción de Argentina”, prometió. “Habrá luz al final del camino”.

3. “Ningún gobierno ha recibido una herencia peor que la que estamos recibiendo nosotros”

El nuevo presidente argentino dedicó buena parte de su discurso de asunción a describir la situación actual del país como desoladora.

Por ejemplo, afirmó que el kirchenrismo, el sector del peronismo liderado por la vicepresidenta saliente Cristina Fernández de Kirchner, dejó un déficit fiscal y externo equivalente a 17% del PBI.

Sobre la política monetaria, señaló que prevé terminar con la emisión de dinero, pero advirtió que “los costos del desmadre monetario del gobierno saliente” permanecerán entre 18 y 24 meses.

Argentina tiene más de 40% de pobreza y una inflación de 140% según datos oficiales, pero Milei alertó que hay riesgos de que estas cifras se disparen.

“El gobierno saliente nos ha dejado plantada una hiperinflación y es nuestra máxima prioridad hacer todos los esfuerzos posibles para evitar semejante catástrofe, que llevaría a una pobreza por encima del 90%”, dijo.

En otra parte de su mensaje, dijo que “la propuesta sensiblera progresista, cuya única fuente de financiamiento es la emisión de dinero”, pondría al país “en una espiral decadente que nos equiparará con la oscuridad de la Venezuela de Chávez y Maduro”.

Pero algo llamativo es que Milei evitó referirse a una dolarización de la economía argentina y a una eliminación del Banco Central, promesas centrales de su campaña electoral.

4. “A aquellos que quieren utilizar la violencia o la extorsión para obstaculizar el cambio, les decimos que se van a encontrar con un presidente de convicciones inamovibles”

Ante lo que varios analistas anticipan como una fuerte oposición que el nuevo gobierno tendrá en el Congreso y las calles, Milei prometió firmeza y dijo que “utilizará todos los resortes del Estado para avanzar en los cambios”.

“No vamos a tolerar que la hipocresía, la deshonestidad o la ambición de poder interfieran con el cambio que los argentinos elegimos”, dijo.

En un momento aludió en particular a los “piqueteros”, grupos de protesta que suelen cortar carreteras o calles para realizar demandas.

Sostuvo que a partir de ahora “quien corta las calles violando los derechos de sus conciudadanos no recibe la asistencia de la sociedad. Puesto en otros términos: el que corta no cobra”.

Pero también dijo que recibiría “con los brazos abiertos” a “todos aquellos dirigentes políticos, sindicales y empresariales que quieran sumarse a la nueva argentina”.

“En cuanto a la clase política argentina, quiero decirles que no venimos a perseguir a nadie, no venimos a saldar viejas vendettas ni a discutir espacios de poder”, indicó.

También pareció aludir a su falta de mayorías en el Congreso, donde su partido La Libertad Avanza tendrá apenas 38 diputados en una cámara de 257 miembros y ocho senadores en un total de 72, algo que plantea incertidumbre sobre cómo logrará pasar sus reformas.

Recordó que cuando entró al Congreso como diputado dos años atrás junto a su actual vicepresidenta, Victoria Villarruel, le dijeron que no podrían hacer nada siendo solo dos y él respondió con una cita del libro Macabeos: “La victoria en la batalla no depende de la cantidad de soldados, sino de las fuerzas que vienen del cielo”.

5. “Hoy comienza una nueva era en Argentina”

Milei procuró mostrar su llegada al poder como un momento bisagra para el país, que a su entender terminará con “una larga historia de decadencia” y comenzará una era de “reconstrucción”.

“Así como la caída del Muro de Berlín marcó el final de una era trágica para el mundo, estas elecciones han marcado el punto de quiebre de nuestra historia”, sostuvo.

Esa frase fue seguida por gritos de “libertad” de sus seguidores concentrados frente al Congreso.

“Este nuevo contrato social”, dijo en otro momento, “nos propone un país distinto, un país en el que el Estado no dirija nuestras vidas sino que vele por nuestros derechos. Un país en el que las hace y las paga”. (BBC MUNDO)

3 datos sobre Karina Milei, la hermana del presidente de Argentina a quien él mismo llama “El Jefe”

Y también lo estuvo este domingo, día en que Javier Milei tomó posesión como presidente de Argentina.

Cuando el 19 de noviembre se supo que el economista libertario había logrado un contundente triunfo sobre Sergio Massa en el balotaje, fue ella, su hermana Karina, quien lo presentó ante una multitud que esperaba eufórica oír su primer discurso como presidente electo.

Visiblemente emocionada, abrazó a su hermano y ambos saludaron desde el escenario a sus seguidores que gritaban “libertad, libertad, libertad”.

Fiel a su bajo perfil, no dijo mucho más. Se sabe poco de su vida y es difícil acceder a ella.

Pero quienes conocen a Milei reconocen que es la “gran arquitecta” detrás del proyecto del libertario antisistema.

Es su principal estratega, consejera y la figura central de su armado político, La Libertad Avanza.

Javier Milei, de hecho, la llama “El Jefe” (en masculino) y ha repetido en varias ocasiones que “sin ella, no habría nada de todo esto”.

Ahora, se sabe que también lo acompañará oficialmente en el gobierno, como secretaria general de la presidencia, cargo para el que juró este domingo.

Lo anterior fue posible gracias a que el mandatario modificó un decreto -firmado por Mauricio Macri en 2018- que impedía nombrar a familiares en cargos públicos.

En BBC Mundo te contamos tres datos sobre ella.

1. La “arquitecta” del fenómeno Milei

Karina Milei es la única hermana del economista libertario. Es dos años y medio menor que él (ella tiene 50 y él 53 años).

Crecieron en el barrio de Villa Devoto, en la ciudad de Buenos Aires, en el seno de una familia de clase media. Su papá, Norberto, era colectivero y su mamá, Alicia, ama de casa.

Cursaron la primaria y secundaria en el Instituto Cardenal Copello, una institución educacional católica y desde niños tuvieron una relación muy estrecha.

Sus vidas se unieron en el ámbito laboral hace más de una década, cuando ella decidió comenzar a trabajar con él mientras daba conferencias como economista.

Y desde hace casi tres años, Karina Milei está volcada a la carrera política de su hermano y a fortalecer La Libertad Avanza, la coalición fundada en 2021 con la que Javier Milei llegó al poder.

De acuerdo con Juan Luis González, periodista y autor de “El Loco, la vida desconocida de Javier Milei y su irrupción en la política argentina”, ella es quien está detrás de la mayoría de las decisiones que toma el presidente.

“En cualquier otro partido, los temas que Karina monopoliza están divididos en siete u ocho personas. La agenda, las alianzas, con qué periodista habla Milei y con quién no, quién entra al búnker, quién accede a la intimidad de Javier Milei y quién no”, le dice a BBC Mundo.

“Es quien tiene la palabra final”, agrega.

El propio Javier Milei ha reconocido que él le “reporta” a su hermana. Y ella, en una de sus pocas apariciones públicas, dijo que él “es muy aplicado y hace caso”.

Karina Milei también es la artífice de ideas que son consideradas exitosas entre los seguidores del próximo mandatario, como el sorteo del sueldo que recibía como diputado o las clases públicas de economía con las que ha recorrido el país.

“Para él, Karina es muy importante, es la que lo sostiene, conduce y alienta. Y le dice lo que tiene que hacer”, le explica a BBC Mundo el politólogo argentino José Natanson, autor de “Por qué. La rápida agonía de la Argentina kirchnerista”.

Pero antes de que todo esto sucediera, Karina Milei era una persona ajena a la política.

Licenciada en Relaciones Públicas de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), se dedicaba a sus negocios (tuvo una taller de reparación de neumáticos), al arte y a hacer repostería (en una época incluso vendió tortas).

“Es muy impresionante el crecimiento de Karina Milei. Hace 2 años y 8 meses, ella nunca jamás había hecho política. Hoy, les dice a todos: si quieren estar en este espacio, ya saben a qué teléfono tienen que llamar”, afirma Juan Luis González.

2. Su protectora en la infancia

Para los analistas, el papel fundamental que hoy juega Karina Milei en la vida y en la carrera política de su hermano se explica, en parte, por su rol de contención en el pasado.

Javier Milei ha contado públicamente que tuvo una infancia y adolescencia muy dura y que en eso la compañía de su hermana fue esencial.

Ella siempre lo apoyó y fue su hincha más importante cuando jugaba como portero en el Club Atlético Chacarita Juniors, de la segunda división del fútbol argentino.

También ha sido clave en la turbulenta relación del presidente electo con sus padres, a quienes ha criticado duramente, afirmando que sufrió maltrato físico y psicológico.

En una entrevista con el periodista Agustín Gallardo realizada hace cinco años, Milei recordó que cuando tenía 11 años le dijo a su padre que le parecía un “delirio” la decisión del gobierno de facto de Leopoldo Galtieri de anunciar el desembarco de tropas argentinas en las Islas Malvinas/Falklands, bajo control de Reino Unido.

“A mi padre le agarró un ataque de furia. Empezó a pegarme trompadas y patadas. Me fue pateando a lo largo de toda la cocina”, afirmó Milei.

“De grande dejó de pegarme para infligir violencia psicológica”, relató. “Siempre me dijo que era una basura, que me iba a morir de hambre, que iba a ser un inútil”.

Entre 2010 y 2020, Javier Milei cortó relaciones con sus padres y, según el periodista Juan Luis González, fue Karina quien los logró reconciliar antes de la pandemia.

“Milei tiene una vida muy compleja, con un padre que lo golpeaba, con una madre cruel, con amigos que no tuvo… la única persona que estuvo a su lado toda la vida es Karina Milei”, explica González.

Una mirada similar tiene el politólogo José Natanson: “Javier Milei es un tipo que está muy solo, que tiene un entorno muy chico, ha tenido una vida personal difícil. Y la hermana lo ha acompañado siempre”.

El economista libertario no ha escondido su admiración hacia ella y ha expresado en numerosas ocasiones que “es el ser humano más maravilloso del planeta”.

Aún más: el mandatario electo ha comparado el vínculo que los une con el del profeta más importante para el judaísmo, Moisés, y su hermano Aarón: “Moisés era un gran líder, pero no un gran divulgador. Dios le mandó a Aarón para que se comunicara. Yo soy a Kari lo que Aarón es a Moisés”.

“Me saqué el premio con Kari. Ella es la protectora. Es la gran responsable de esto. Yo soy el divulgador”, dijo en declaraciones a Crónica TV.

3. Bajo perfil

Aunque es conocida como el “alma” del proyecto libertario, es muy difícil saber qué piensa realmente Karina Milei.

Y es que la hermana del “león” -como le llaman sus seguidores por su melena- no da entrevistas ni suele hablar en actividades públicas.

Tampoco se relaciona con periodistas y tiene un círculo cercano acotado.

Uno de los pocos lugares en los que ha dado declaraciones es en el documental “Javier Milei, la revolución liberal”.

En él, la hermana plantea algunas ideas que fueron clave en la campaña del mandatario electo. Entre ellas, el hartazgo con la política tradicional y su lucha contra la “casta”.

“No piensan en la gente, creo que solamente piensan en ellos. No veo que tengan empatía con la gente. Porque realmente no les importa”, indica ella en la cinta.

También asegura que “admira” a su hermano y que en cuanto “más le pegan, más se fortalece”.

“No sé si muchos lo saben, pero Javier es uno de los mejores promedios de la facultad (…). Yo admiro a mi hermano. La gente lo que ve de Javier es que es genuino”, señala.

Javier Milei ha dicho que cuando eran niños ella era la extrovertida y él el introvertido. Pero que ahora “hicimos cambio de roles”.

Según Juan Luis González, su bajo perfil también se debe a que “no es una persona muy dada con el resto del espacio político; marca distancia”.

“Ella es la gran incógnita y merece un libro más que Javier Milei”, le dijo el periodista a BBC Mundo.

Este domingo, el mandatario -visiblemente emocionado y con la voz entrecortada-, le tomó juramento a su hermana para nombrarla como secretaria general de la presidencia.

Con esto, quedó formalizado el importante rol que jugará en la administración del libertario.

Aunque para Juan Luis González ella no necesita ningún tipo de cargo “para seguir siendo la persona más importante en la cabeza de Javier Milei”. (BBC MUNDO)