RADIO COLOSAL

1040 AM HD

LO QUE SE DEBE HACER…

Daniel NOBOA, en su corto período, debe ponerse en los zapatos de Clemente Yerobi. Y también en su mente y su visión que permitió que Ecuador pase de una situación caótica de ingobernabilidad, a un saneamiento de sus cuentas y al funcionamiento efectivo de sus instituciones.

Fue un gobierno de ocho escasos meses, con un cambio absoluto de actitud que transmitió estabilidad y tranquilidad al País.

Su fórmula consistió en nombrar ministros confiables a los que instruyó con precisión; Planes ejecutables y diseñados en detalle; pocos, pero efectivos campos de acción y, un proyecto de largo plazo, formulado y propuesto para enrumbar un País a la deriva.

A grandes males, grandes remedios. Si la economía fiscal no es sustentable, el gobierno tiene que disminuir el gasto e incrementar sus ingresos.

Si hay malgasto, un plan de reingeniería y austeridad fiscal; Si hay un techo para pago de impuestos, eliminar las excepciones, para que TODOS paguen; Si hay defraudación, controlarla y usar la herramienta coactiva. Si hay juicios contenciosos para evitar el pago, exigir agilidad a los jueces; etc

Si es que no hay suficientes contribuyentes, hay que examinar el potencial de crecimiento de la inversión privada para incrementar el empleo.

Las fuentes propias del estado: Petróleo y minería, deben ser concesionadas y conseguir pago por licencias de exploración y explotación y rentas permanentes por la exportación de sus productos.

En dos o tres meses, la imagen de pobreza puede cambiar, con un gobierno que haga bien las cosas y no busque soluciones inmediatistas, sino permanentes.

Que importa si toma parte de la reserva monetaria, si sus planes avisoran su devolución certera.

La misión de Noboa radica en lograr una estabilidad del país en el largo plazo y en todos los sentidos posibles. Mantener el actual estatus quo, sería aproximarse peligrosamente al final que el correismo provocó. Por: ESTUARDO MELO MORENO Caricatura: KLEVER MORENO FLOR