RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Cuatro cantones de El Oro no registran muertes violentas

Ecuador terminará este 2023 con una tasa de 45 homicidios intencionales por cada cien mil habitantes, según las previsiones calculadas basadas en las estadísticas oficiales.

El mapa de los cantones con las mayores tasas de crímenes muestra que la mayoría están ubicados en la región Costa desde las zonas de frontera hacia el océano Pacífico, de acuerdo a diario El Universo.

Estos forman un corredor por el que se mueven las armas y las drogas. De ahí que la disputa en torno al narcotráfico y los delitos conexos del crimen organizado, como los secuestros y la extorsión (vacunas), sea una de las principales causas de las muertes violentas en el país, según la Policía y los expertos en seguridad.

Al contrario, la mayor parte de los cantones que no registran crímenes en este 2023 se encuentran en la región Sierra y Oriente, en la franja oriental del Ecuador continental.

El rotativo detalla que en este listado de 71 cantones incluye a los tres que conforman el archipiélago de Galápagos, que es la provincia y la única región (Insular) del país que no registra crímenes.

Balsas, Chilla, Marcabelí y Zaruma, todos en la zona alta de la provincia de El Oro, son los únicos cantones de la región Costa que no han reportado homicidios intencionales durante lo que va de este año, según una base de datos del Ministerio del Interior.

A estos cuatro se suman otros 44 cantones de la Sierra, 20 del Oriente y los 3 de la región Insular (Galápagos) en los que tampoco se registra ningún asesinato, homicidio, femicidio y sicariato durante los primeros tres trimestres del año.

Una situación que se repite en los cantones sin crímenes es que hay una sinergia entre las autoridades nacionales y locales, dirigentes barriales y empresarios.

Una evidencia que refleja esta mancomunidad es la instalación de cámaras de videovigilancia, lo que ocurre en Zamora (Zamora Chinchipe), Zaruma (El Oro) y Baños de Agua Santa (Tungurahua), entre otros.

En Zaruma, en cambio, se articula para el envío de un contingente policial y militar complementario para salvaguardar la seguridad, dice Luis Berrezueta, director de gestión administrativa. “Son gestiones que hicimos directamente con el Ministerio del Interior. Ese es uno de los alcances positivos que tiene la administración del alcalde Carlos Aguilar. Tenemos ayuda comunitaria, trabajamos en la organización de barrios”.

Hay instalación de cámaras en los barrios. La idea es que la política de seguridad sea integral, dice Berrezueta: “Que no sea solo la autoridad la que tenga injerencia sino también la participación ciudadana, los frentes colectivos o clubes”.

Las alarmas comunitarias se activan cuando ocurre una particularidad. “Tratamos de apoyarnos, algo fundamental es la ciudadanía que tiene esa corresponsabilidad y la colaboración entre instituciones públicas y privadas”. (DIARIO CORREO)