RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Once jóvenes fueron baleados tras un partido de indoor-fútbol

Cerca de una veintena de jóvenes de la cooperativa Proletarios sin Tierra, en el Guasmo sur, descansaban en un portal y tomaban refrescos luego de un partido de indoor-fútbol que se había disputado en la calle, cuando de repente tres hombres armados llegaron por una esquina y les dispararon.

El hecho se dio frente a varios padres que, desde sus ventanas y portales, vigilaban a sus hijos a las 18:00 del sábado 13 de enero.

En total 11 de ellos fueron alcanzados por las balas y a bordo del bus de un vecino los llevaron hasta el hospital del Guasmo.

Uno de los adolescentes murió debido a un impacto de bala en el abdomen, el resto están estables y la mayoría ya recibió el alta y volvió a sus casas.

Es el caso de una universitaria de 18 años que estaba sentada en la puerta de su vivienda revisando su celular cuando empezó el ataque.

Ella logró entrar a su casa y resultó con un tiro en la rodilla. Este domingo 14 de enero volvió a su barrio en silla de ruedas.

La joven contó que su tío también fue herido al asomarse para meter a la casa a su abuela, porque la adulta mayor estaba en la puerta. La mujer de 70 años resultó ilesa en el tiroteo. En este ataque hay además un niño de 11 años con un tiro en el pie.

El menor fue derivado hasta el hospital infantil Francisco de Ycaza Bustamante. Hasta ese centro hospitalario también llegó un menor de 13 años que fue herido en la pierna.

El hermano de ese niño tiene 18 años y fue alcanzado por una bala que se alojó en las costillas. Y su primo de 15 años tiene dos heridas de bala en el brazo y ya está también en su casa tras la curación.

Los vecinos están alarmados por el ataque y contaron que la mayoría de los menores afectados son del sector, que los conocen y no tendrían problemas con bandas.

No obstante, al adolescente fallecido, que tenía 15 años, nadie lo conocía. Él estaba con su hermano de 17 años que también salió herido en el ataque.

Este menor de edad dijo en el hospital a los vecinos que él y su hermano vivían en el sector de La Canchita, cerca del estero, un barrio al que los padres de los otros afectados no se atrevieron a ir por temor a los ataques violentos y a la banda que ocupa ese territorio.

La Policía busca a los tres hombres que realizaron los disparos y luego huyeron en varias motos que los esperaban en la esquina. (DIARIO CORREO)