RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Una mujer que torturó a su hijo hasta la muerte fue condenada a cadena perpetua

En un fallo contundente, Shanda Vander Ark, una mujer de Norton Shores, Michigan, fue sentenciada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por el asesinato de su hijo Timothy Ferguson de 15 años, quien padecía discapacidades mentales. El juez Matthew Kacel dictó la sentencia el martes pasado, sumando además una condena de entre 50 a 100 años por maltrato infantil de primer grado.

Según los testimonios, la madre sometió al adolescente a un trato cruel que incluyó privaciones de alimentos y maltratos físicos extremos hasta su muerte en julio del 2022.

Durante el proceso judicial, se describió cómo Timothy pesaba tan sólo 31.3 kilogramos y fue encontrado en lo que parecía más un armario que un dormitorio, cubierto únicamente con una lona.

La acusación indicó que la madre lo mantenía atado con grilletes y bridas, y lo sometía a baños helados, además de obligarlo a permanecer despierto y alimentarlo con salsa picante como forma de castigo, según reportó Fox News.

El caso de Timothy Ferguson, quien falleció a causa de la desnutrición y la hipotermia tras meses de abusos inhumanos, ha conmocionado a la opinión pública. Durante la lectura de la sentencia, el juez Kacel expresó: “Usted intencional y sistemáticamente torturó a este niño. Vamos a llamarlo lo que es: es tortura.”

La defensa, por su parte, argumentó que Vander Ark era una madre soltera que se esforzaba por salir adelante y educar a sus hijos; no obstante, el juez fue enfático al condenar la “tortura sistemática” a la que fue sometido el joven.

Un juez calificó los actos de la madre como una "tortura sistemática e intencional" (Getty)Un juez calificó los actos de la madre como una “tortura sistemática e intencional” (Getty)

Conmovedores testimonios durante el juicio

Durante el juicio, se escucharon potentes declaraciones de los familiares de la víctima. Milly Ferguson, hermana mayor de Timothy, lamentó no haber hecho más para protegerle: “Cuando Timothy murió, no podía dejar de arrepentirme. Lamento no haberlo abrazado más… No hay reparación para lo que se hizo. Eso es mi arrepentimiento, que no pude protegerlo cuando más me necesitaba”.

Además, Paul Ferguson, el hermano mayor de Timothy, se enfrenta a un cargo de abuso infantil de primer grado. Se indicó que Paul actuó bajo las instrucciones de su madre al maltratar al fallecido, incluyendo el acto de provocarlo con comida congelada mientras le vertía salsa picante en sus genitales.

En una confesión perturbadora, Paul testificó haber dejado a Timothy en una bañera con agua helada durante cuatro horas justo antes de su fallecimiento. El testimonio brindado por Paul fue clave durante el juicio de su madre, según indicó New York Post.

El armario donde vivía el pequeño Timothy, siendo parte de la tortura a la que era sometido diariamente (Court TV)El armario donde vivía el pequeño Timothy, siendo parte de la tortura a la que era sometido diariamente (Court TV)

La reacción de Vander Ark durante su testimonio final, en el que apareció con un evidente malestar físico al ser confrontada con imágenes del cuerpo sin vida de su hijo, marcó otro momento sombrío del juicio. El juez, en contraposición, optó por recordar al niño con una foto en la que Timothy aparecía sonriente, diciendo “Es así como voy a recordarlo. Y usted ni siquiera puede mirarlo”, enfatizando el contraste entre la memoria del niño y la cruel realidad de su muerte.

Este caso ha dejado al descubierto una realidad desgarradora sobre el abuso infantil y ha resultado en una de las sentencias más severas de los últimos tiempos. “No creo que su intención fuera matar. Creo que pretendía seguir torturándolo. Por qué, no lo sé”, declaró el juez Kacel, destacando la dificultad de comprender los motivos detrás de un crimen tan atroz.

Fuente: Infobae