RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Iván Espinel salió del hospital y cumplirá arresto domiciliario en Portoviejo

La defensa de Iván Espinel consiguió que el sentenciado por lavado de activos cumpla arresto domiciliario tras salir de un hospital, en vez de regresar a la cárcel. Argumentaron que presenta problemas intestinales, psiquiátricos y cardiológicos.

El exministro de Inclusión Económica y Social, Iván Espinel, quien cumple una condena por lavado de activos, salió ayer de un hospital en Portoviejo, donde estaba internado desde inicios de diciembre, y fue trasladado a su vivienda, ubicada en un conjunto privado, de la misma ciudad manabita.

Fue sentenciado en 2019 a diez años de cárcel por no justificar ingresos por USD 771 000. Su sentencia fue ratificada en varias instancias.

El 5 de diciembre pasado, el juez del Puerto Principal, Juan Carlos Terán Moreno, ordenó que el exfuncionario sea llevado desde la cárcel regional de Guayaquil hacia una casa de salud portovejense para tratar su colitis ulcerosa.

El magistrado accedió al traslado luego que Espinel no recibiera atención apropiada en el Hospital Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil, pues en esa casa de salud no había el medicamento que el exministro necesitaba por su condición.

Inicialmente, la disposición de Terán era que Espinel regrese a prisión, pero su defensa presentó una solicitud para que cumpla el resto de su sentencia en arresto domiciliario, el pasado 19 de enero.

“A fin de que pueda recibir de forma ambulatorio de tratamiento por problema intestinal, psiquiátrica, cardiológico, en un lugar idóneo donde el psiquiatra pueda determinar y no generen estrés que lo puedan tratar”, dijo su abogado Jorge Haz, de acuerdo al extracto disponible en la página web del Consejo de la Judicatura.

En esa audiencia, también declaró un médico cardiólogo que trata el caso de Espinel en el centro hospitalario donde estuvo atendiéndose, y señaló que lo idóneo es que esté en su casa por su salud.

El juez aceptó la solicitud, y dispuso que Espine permanezca con resguardo policial permanente en su domicilio para que se cumpla su condena hasta segunda orden. (ECUAVISA)