RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Un departamento había en la cárcel de Turi, en Cuenca

Un departamento con sala; comedor; una habitación principal y cuatro extras; closets; duchas y baños; fue descubierto en uno de los dos pabellones de máxima seguridad en la cárcel de Turi, en Cuenca.

En uno de los dormitorios había una cama de color blanco, de dos plazas, con colchón ortopédico; un velador, junto a un tomacorriente; y un escritorio.

Además, un televisor plasma de 60 pulgadas, cuadros y algunos adornos.

En la sala había muebles visiblemente nuevos; una smart tv; un árbol de navidad decorado con luces y alegorías; una refrigeradora tipo vitrina; una mesa de comedor con sillas; vajillas y un juego de lámparas.

También había una especie de altillo, con escaleras blancas y arriba un pasamanos con diseños.

Todo esto en un espacio protegido por barrotes de metal, pintados de blanco que combinaba con todo el ambiente.

Asimismo, había ropa, bebidas de todo tipo, un calefactor, un tanque de oxígeno, pares de zapatos, manteles y un espejo grande colocado en vertical. Todo fue registrado para investigaciones y luego desalojado.

De acuerdo con un informe de las Fuerzas Armadas (FF.AA.), este lugar era ocupado por Álvaro Jesús Montaño Valencia, alias “Palanqueta”, uno de los líderes del Grupo de Delincuencia Organizada (GDO) Los Lobos.

Allí, según las FF.AA., también vivían otros privados de la libertad, que eran parte del equipo de seguridad de Montaño, que fue trasladado, en helicóptero, a otra cárcel el último 2 de febrero.

Tras este traslado, personal de las FF.AA., perforó las paredes de este espacio, que tenía piso flotante e iluminación especial.

Se encontró armas y otros objetos prohibidos. Desmontaron todo lo que encontraron.

Ingreso de la prensa a la cárcel de Turi, en Cuenca

Este martes, 6 de febrero, por primera vez, desde el 14 de enero, día en que las FF.AA., ingresaron para tomar el control de este recinto carcelario, se autorizó el ingreso de periodistas. También fueron convocadas autoridades, pero no acudieron.

El recorrido con los representantes de los medios de comunicación se hizo acompañado de un grupo de operaciones especiales de las FF.AA., e incluyó todas las áreas, incluso a las que no tenía acceso ni la Policía Nacional.

Este recinto penitenciario tiene nueve pabellones: uno de mujeres; uno para detención provisional; dos de mínima; tres de mediana; y dos de máxima seguridad, de los que uno está deshabilitado.

Se trata del pabellón conocido como Tomebamba, donde en febrero de 2021 se dio una masacre, que dejó 34 presos muertos. Algunos fueron decapitados, mutilados y quemados. Allí gran parte de la infraestructura está destruida.

Actualmente en este centro de rehabilitación, conocido también como cárcel de Turi, están 971 hombres y 83 mujeres. Tienen una capacidad para 2.716 reos. Fue construido en 2014 y ocupa un espacio de 13,7 hectáreas (ha).

Murales y grafitis fueron borrados de la cárcel de Turi, en Cuenca

Un oficial de las FF.AA., cuya identidad se mantiene en reserva por seguridad, explicó que desde que tomaron el control de esta cárcel hicieron que los presos borren todos los murales y grafitis relacionados con grupos delictivos.

Además implementaron una nueva rutina para los detenidos, que incluye una hora cívica los días lunes, y asimismo ejercicios físicos, limpieza y mantenimiento.

Las visitas por ahora están suspendidas. Todos los presos llevan pantalones cortos.

“Inculcamos valores éticos, cívicos, morales y tenemos algunos protocolos con el objetivo de promover una verdadera rehabilitación.

Para el control aplicamos el principio de masa, tenemos gran cantidad de hombres para el control…”, dijo.

Reveló que hacen registros casi todos los días. Han hallado fusiles 5 – 56; además pistolas de 9 milímetros (mm) y de 38. También celulares, droga y armas blancas.

Algunos de estos objetos estaban escondidos en pisos y espacios verdes.

Un oficial de la Policía Nacional, cuyo nombre también se mantiene en reserva, detalló que los elementos de esta institución están a cargo del control en los exteriores, filtros de seguridad, garitas y parqueaderos.

En tanto que los Agentes de Seguridad Penitenciaria (ASP) o conocidos como guías penitenciarios por ahora ya no tienen contacto con los reos y cumplen tareas en el área administrativa.

Extorsión en la cárcel de Turi, en Cuenca

Un recluso, cuyo nombre no se hizo público por pedido expreso, declaró que antes de la llegada de las FF.AA., grupos delincuenciales que se habían tomado esta cárcel los extorsionaban y obligaban a comprar alimentos.

Por ejemplo, un pollo costaba 30 dólares, y lo mismo una cubeta de huevos.

Una botella de aceite llegaba a costarles incluso más de 20 dólares. Una funda de 10 panes valía 10 dólares. Debían comprar mínimo tres.

Contó que también les vendían pequeñas cocinas eléctricas y otros productos, pero cuando se negaban o no podían comprar los castigaban a golpes y con duchas de agua fría.

Les obligaban a llamar a sus familiares.

“Vivíamos un verdadero infierno con la mafia, a los que ya no tenían dinero para comprar los sacaban de aquí y los subían a donde estaba la mafia, algunos regresaban golpeados…”, relató.

Los 60 días del estado de excepción se cumplirán el próximo 14 de marzo y las FF.AA., deberán entregar el control al Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI).

Sin embargo, Daniel Noboa, presidente del Ecuador, podrá extender por 30 días más el estado de excepción por el grave conflicto armado interno, con lo que las FF.AA,. podrán seguirán en las cárceles durante ese tiempo. (CHRISTIAN SANCHEZ – DIARIO EL MERCURIO)