RADIO COLOSAL

1040 AM HD

Una mujer demandó a su esposo por no bañarse y esto decidió el juez del caso

Una mujer demandó a su esposo por una razón insólita y particular. El juez decidió darle la razón a ella, además exigió el pago de una indemnización.

La demanda llegó con una solicitud de divorcio y ocurrió en Turquía. Ella señaló que no quiere continuar con su unión marital, porque su esposo “no se baña”.

El abogado acusador dijo a la prensa que el señalado utilizaba la misma ropa durante una semana.

“Muy poco se bañaba, se cepillaba una o dos veces por semana y olía constantemente a sudor”, dijo el abogado.

Ante estos argumentos, el tribunal le dio plenamente la razón a la mujer y además de concederle el divorcio, el demandado debe indemnizar a su expareja.

La justicia ordenó al hoy exmarido indemnizar a su esposa con 500.000 liras turcas (16.500 dólares) como compensación por tener que soportar su falta de higiene personal.

Según Senem Yılmazel, abogado representante de la parte demandante explicó que las parejas deben cumplir con las responsabilidades de compartir una vida en común.

Demandó a su esposo por cochino

Agregó que “cuando surgen problemas de una de las partes está en su derecho de pedir el divorcio”.

El profesional del derecho subrayó que: “Si la vida compartida se vuelve insoportable debido al comportamiento, la otra parte tiene derecho a presentar una demanda”.

Yılmazel dijo al periódico Sabah que, “el motivo en el caso de divorcio que presentamos para nuestro cliente fue que la otra parte no prestó atención a la higiene personal”.

Aunque se desconocen los nombres de los involucrados, el caso fue resuelto en primera instancia por un tribunal regional de justicia.

La decisión final de este caso quedó en firme por la Corte Suprema de Apelaciones.

Parece o suena un poco lógico, pero entre las parejas que no establecen unas normas para resolver los conflictos suelen tener mayores problemas por no tener límites en ese sentido.

La mujer que demandó a su esposo se marchará de su ciudad natal para empezar una nueva vida, seguramente en su nuevo hogar conocerá a alguien que si le guste bañarse. (EL DIARIO)